banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

Tiempo de opinar: Modernidad en el transporte

PDFImprimirCorreo

Modernidad en el transporte

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

En Laredo, Texas desde hace un par de años opera el servicio de transporte privado Uber.  Hay pocas unidades, ciertamente.

En Nuevo Laredo, es inminente su entrada, con la aprobación que dio el Congreso del Estado para que pueda operar,  y si es así, va a ser una chulada.

Un servidor ha utilizado este servicio -- hay otras compañías como Didy y Cabify, pero no las hemos contratado—en varias ciudades de México, en Estados Unidos y en otros países. Y la verdad, es que una atención de primera.

La mayoría de los que operan Uber son propietarios de su unidad, y la trabajan algunas horas, pues tienen un trabajo de planta. Las unidades son de modelos recientes, desde recién salidos de la agencia, o de uno, dos o tres años de antigüedad. Y casi siempre, lucen limpios por dentro y por fuera.

En ciudades donde en clima todo el año es agradable y el aire acondicionado no siempre se necesita, el chofer suele preguntar al pasajero si enciende al clima, o le basta con la ventanilla baja.

No es raro que el chofer ofrezca una botella de agua, dulces o goma de mascar. En Estados Unidos, muchas unidades cuentan con televisión empotrada atrás de los asientos delanteros. A veces se ofrece el periódico del día o  revistas.

Como el servicio de Uber se contrata a través de una aplicación en el teléfono celular, y se usa una tarjeta de crédito o débito para garantizar  el pago, uno puede andar en Alemania o en Polonia, y   no es obligado conocer el idioma, porque todo el proceso de solicitud de la unidad se hace en español.

Si el chofer no habla español o inglés, no importa, porque con la aplicación se establece en donde se levanta al pasajero y dónde se le deja.

El servicio ofrece la ventaja de que es entre un 40 a un 50 por ciento más barato que un taxi. Otra ventaja con el taxi tradicional, es que en ocasiones el chofer de estos  se niega a dar el servicio si no le parece segura la dirección a dónde se dirige el pasajero, se trata de una corrida corta o muy largo. Con el Uber el chofer decide si da el servicio o no y el  que responde primero, es el encargado de otorgarlo.

Uber utiliza el GPS para  marcar la ruta de inicio y final, el usuario en todo momento está enterado en dónde va y a qué  horas va a llegar a su destino. El chofer sabe quién lo contrato y el usuario sabe quién le está dando el servicio. Los datos están grabados, listos para usarse, en caso de ser necesario. Hay seguridad para los dos.

El Uber, o el mismo servicio que ofrecen otras compañías, es uno de los avances de la tecnología que vino a facilitarnos la vida, como lo es la telefonía móvil, el internet,  las compras por internet, las plataformas streaming,  y muchas otras herramientas tecnológicas  que ya son indispensables en la vida diaria.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy