banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif
banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

Tiempo de opinar: Más de 800 millones de pesos en obras, anuncia cabildo

PDFImprimirCorreo

Más de 800 millones de pesos

en obras, anuncia cabildo

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

Un centro de convenciones en el que se invertirán 250 millones de pesos,  un parque acuático, un nuevo estadio de beisbol –para lo cual se desmantelará el construido en la unidad deportiva del poniente- así como seis puentes  vehiculares,  es la oferta del alcalde Enrique Rivas Cuéllar  para  reactivar la economía y para  aprovechar el dinero ahorrado en el Fideicomiso del Puente III.

Estas obras  fueron planteadas en la junta de cabildo de hoy. Un día, antes,  un grupo de nueve regidoras visitaron el  terreno donde se pretende  construir el centro de convenciones, el estadio  de beisbol  y el parque acuático. El ayuntamiento negocia la compra del terreno, ubicado al sur de la  ciudad, por el área de la planta tratadora de aguas residuales.

En el caso del parque de beisbol se desmantelará el construido en la unidad deportiva del poniente para aprovechar su estructura  y usarla en el nuevo y de esta manera se  espera que la ubicación del  estadio sea más atractiva para los aficionados.

Por lo que respecta al  parque acuático se pretende que lo maneje una empresa especializada que garantice instalaciones de primer nivel y que los costos de mantenimiento salgan del cobro de las entradas.

Junto con estos obras,  también se  van a construir seis puentes vehiculares, uno de ellos en la carretera al aeropuerto y la avenida Monterrey, lo que contribuirá a dar mayor seguridad a los  automovilistas que circulan por esa zona.

Todas estas obras se harán  con recursos  del Fideicomiso del Puente III, por concepto del peaje  que se cobra a los camiones. Son alrededor de 800 millones de pesos lo que se tiene  ahorrado.

La inversión permitirá por un lado  incentivar la economía y al mismo tiempo generar obras que potencialicen el desarrollo  de Nuevo Laredo.

En otro tema, el gobierno federal debe terminar con su política del avestruz en materia de seguridad, así como su estrategia de acusar a los criminales con sus mamás. Eso  no funciona y hoy lo resiente Omar García Harfuch, Secretario de Seguridad de la CDMX, que recibió una  lluvia de más de 400 balas, por parte de una veintena de sicarios que gustan más de repartir balazos que abrazos. Esos, junto con saluditos cariñositos, se los dejan al Presidente López Obrador.

García recibió tres balazos y su estado de salud es estable, pero en cambio dos de sus escoltas si fallecieron, así como una mujer que  circulaba por el sector.

Omar García es hijo del legendario policía Javier García Paniagua, ex director de la Dirección Federal de Seguridad  y nieto del general Marcelino García Barragán, de 1964 a 1970, en plena  crisis universitaria.

El atentado se dio  horas  después de que se detectó una camioneta cargada con explosivos afuera de la refinería de Salamanca, señal de que los grupos criminales no actúan con los abrazos que sugiere el  Presidente.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy