banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

Tiempo de opinar: La segunda vuelta

PDFImprimirCorreo

La segunda vuelta

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

Hace 12 años, María Scherer relató su encuentro con Diego Fernández de Ceballos para lo que se pretendía fuese una entrevista.

En cierto momento, el político le pregunto sobre  su papá y si estaba bien, a lo que ella contestó que sí.

¿Está pleno de sus facultades mentales?

--Claro que sí.

--¿No va mucho a la revista?

--No mucho, senador, ¿Por qué lo pregunta?

--Porque hay que estar mal de la cabeza para hacer esa cosa…

Una opinión similar a la del Jefe Diego  deben de tener los políticos, empresarios, artistas, deportistas y demás personajes, a los que a lo largo de 42 años la revista Proceso los ha exhibido.

Ejercer ese periodismo no ha sido fácil, se ha enfrentado al bestial poder del Estado, desde aquel “No pago para que me peguen”, de José López Portillo, hasta la amenaza abierta del Secretario de Gobernación Manuel Bartlett, a través del director de la Dirección Federal de Seguridad,  amenazando a Vicente Leñero para que no se publicara el reportaje en el cual agentes del gobierno mexicano y de la policía de Venezuela secuestraron de una casa religiosa a dos de sus sobrinos que voluntariamente se habían integrado a una secta.

Desde que surgió la revista, a fines del sexenio de Luis Echeverría, ha sido despiadada con todos los Presidentes en turno y aunque ciertamente  se inclina con la izquierda, sus lectores nos preguntábamos  cuál sería su posición frente a Andrés Manuel López Obrador, que se dice de izquierda.

En el más reciente número de la revista ya vimos cuál va a ser su posición  frente a AMLO: la de siempre, la de de ser crítico ante el poder, lo cual  provocó el disgusto del Presidente Electo que llamó a la revista amarillista y sensacionalista. No dijo lo mismo cuando Proceso criticó a los Presidentes de México, desde Echeverría  hasta Peña Nieto. Ahí  no era sensacionalista, ni fifí,  era un medio objetivo e imparcial.

A fin de cuentas Proceso va a seguir ejerciendo un periodismo sin concesiones.

Al periodista lo avalan los hechos,  decía don Julio Scherer.

En otro tema, en la vecina ciudad de Laredo, Texas  habrá una elección de desempate, ya que ninguno de los cinco candidatos a Mayor alcanzó el 50 por ciento más uno, de la votación.

Pete Sáenz obtuvo 21,698 votos (47 por ciento); Roque Vela, 12,766 (28); y Charlie San Miguel, 9,252 (20).

En una segunda  vuelta se van a enfrentar Pete Sáenz y Roque Vela y obviamente el primero es el favorito para ganar.

La segunda  vuelta es un  ejercicio democrático que vale la pena replicar en México para  garantizar que quien  gane la elección  obtenga el respaldo mayoritario de quienes  votan. Esto lo legitima y lo  obliga  a hacer bien su trabajo.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy