banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

Tiempo de opinar: IVA AL 8 por ciento

PDFImprimirCorreo

IVA AL 8 por ciento

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

El próximo Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, ya adelantó que el 15 de septiembre se enviará al Congreso de la Unión, el proyecto de Ley de Ingresos 2019, en el que se propone reducir la tasa del IVA en  la  franja fronteriza,  del 16 al 8 por ciento, que se aplicaría a partir del 1 de enero.

Reducir el IVA fue una promesa de campaña que curiosamente enarbolaron  Morena y el PAN, más no el PRI que en cambio si propuso regularizar los autos chocolate. Legalizar o ilegal, pues.

En el 2014, el PRI nos subió el IVA en la frontera del 11 al 16 por ciento y quiso dorarnos la píldora con el cuento de que se canalizarían recursos extras para incentivar la economía en esta región, todo lo cual quedó en buenas intenciones.

La verdad es que en campaña tomamos la propuesta de Morena de reducir el IVA en la frontera, como una oferta que no pensaba cumplir. Nos equivocamos y que bueno porque en teoría  la reducción del IVA nos va abaratar la vida en la frontera, siempre y cuando que los prestadores de bienes y servicios reduzcan sus precios, al menos en los 8 puntos de la reducción.

Y pensar que en el 2015 la candidata del PAN a la diputación  federal, Laura Zarate,  traía esta propuesta de reducir el IVA en la frontera y en cambio la del PRI, Yahleel Abdala,  estaba en contra. El tiempo le dio la razón a la panista.

Si los precios de los alimentos se abaratan en un 8 por ciento, esto puede resultar atractivo para nuestros  vecinos del norte, en artículos como  frutas, verduras, –que de hecho no pagan IVA-- carnes, productos de limpieza, artículos para el aseo personal, refrescos, licores, papelería, entre otros muchos, que están en condiciones de competir con los americanos en precio y calidad.

Igual ocurre con los alimentos  preparados. Es más barato, aún con  tasa del 16 por ciento de IVA, comer en el lado mexicano que en el americano, pero el problema es que nuestra oferta gastronómica es reducidísima.

En cambio, en artículos electrodomésticos, perfumería, ropa, calzado,  no hay forma de competir en calidad. En precio sí, pero con baja calidad.

La reducción del IVA es una oportunidad para comerciantes y prestadores de servicios locales para  buscar nuevos clientes entre nuestros vecinos del norte. Hay que ofrecerles precios competitivos, pero sobre todo un trato cálido. Hay que desterrar la  vieja práctica de ver a un cliente americano como la oportunidad de lograr la gran ganancia del día.

Morena no  debe tener problemas para convencer a las otras fuerzas políticas  de que  apoyen la reducción del IVA. Obviamente, los recursos que dejen de percibirse, los tienen que  reponer con otros ingresos, que pueden ser  nuevos impuestos, ahorros en algunos rubros o mejorar la   recaudación  fiscal. Este es  una  situación que debe resolver el nuevo  gobierno.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy