banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

Tiempo de opinar: Hay que saber perder

PDFImprimirCorreo

Hay que saber perder

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

El PRD, PT y Verde no alcanzaron un 3 por ciento de los   votos emitidos en la elección del 2 de junio, por lo que no recibirán prerrogativas oficiales, es decir, dinero público para el financiamiento de sus actividades ordinarias.

No van a recibir  un solo peso, pero se equivocan quienes  creen que al no recibir dinero esto se traducirá en un ahorro en el erario.

En realdad el Instituto Electoral de Tamaulipas seguirá asignando las mismas cantidades de dinero, sujetas a los votos obtenidos por cada partido, pero  en vez de distribuir el dinero entre los 7 partidos nacionales lo hará con los 4 que sí rebasaron el 3 por ciento de la votación.

El PAN obtuvo el 48 por ciento, Morena el 28,  el PRI el 10 y el MC el 4.

Este año  el  IETAM distribuyó 196 millones para el PAN, PRI y Morena. El próximo año el presupuesto va a bajar  porque no es año electoral y porque hubo una  votación del 32 por ciento. A menor votación, menos dinero recibe cada partido. Como referencia, este año el IETAM   presupuesto 196 millones de pesos para los tres partidos con registro estatal.

En otro tema,   después de cada elección los partidos perdedores, así como los ciudadanos que  votaron por un perdedor, buscan justificar sus derrotas con  fórmulas matemáticas descalificando al ganador y privilegiando a los abstencionistas.

Gano el abstencionismo, dicen. Bajo ese argumento,  hay que entregarle la constancia de ganador a los que  no votaron.

¡Qué suave!, ahora resulta que además de que no votaron deben representarnos a todos.

En todo caso hay que ponérselas difíciles. Si de 370 mil electores en los tres distritos,  no votaron 268 mil, hay que exigirles que se reúnan en

un solo lugar y  a voto abierto designen a los tres diputados.

Más que premiar a los que  no votan,  hay que  reconocer el esfuerzo de los que si votaron, Al menos  fueron ciudadanos responsables.

Todas las elecciones son diferentes. El que en una elección participe el 73 por ciento, como ocurrió en 1994 y que en 2009 haya participado el 35, no  resta méritos al ganador. Así votase el 8 por ciento, el ganador lo será por la voluntad mayoritario de los que se tomaron la molestia de  ganar.

Lo ideal sería que votase el 100 por ciento, pero eso no se ve en ninguna parte del mundo y menos en un país surrealista como el nuestro,

A quienes participan en política, como candidatos, como militantes, simpatizantes, o simplemente emitiendo su voto, hay que enseñarles que  hay que saber ganar, pero también  hay que estar preparados para perder.

Hay que perder con honor. No encontremos pretextos para justificar lo que no se gano en las urnas.

Al que no sabe perder,   es mejor que no corra el riesgo de una derrota, que  no  participe, porque además nadie lo obliga a hacerlo.

El que pierde rara se ves se pregunta por qué perdió y está más interesado en  descalificar al que  gano.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy