banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

Tiempo de opinar; El tortuoso camino de Morena

PDFImprimirCorreo

El tortuoso camino de Morena

Raúl Hernández Morena

Tiempo de opinar

La vida no ha sido fácil para los militantes de Morena. El partido  nació dividido, en las juntas previas y el día en que escogieron a su primer dirigente local,  el 23 de junio de 2013.

Ese día, en la avenida Guerrero, desde el puente 1 hasta la calle  Héroe de Nacataz, más de 25 mil priistas participaron en el cierre de campaña de Carlos Montiel, candidato del PRI a la presidencia municipal.

Y mientras el PRI mostraba su músculo, en un salón sindical,  unas cuantas decenas de militantes de Morena, encabezados por su dirigente nacional, Andrés Manuel López Obrador, asistían a la elección de su primer dirigente municipal.  Es curioso que ese mismo día, un partido  mostraba una fuerza  grosera, comparada con los pocos que estaban en el evento de Morena.

Una fracción  entre los que estaban Erik Villafaña, Estuardo Álvarez, Damián  Cortés  y Rogelio González  buscaba imponer como dirigente a la señora Ninfa Deándar,  gran amiga de AMLO, pero  otra no estaba de acuerdo y en ese momento hizo alianza con  la gente de Francisco Chavira, quien no estaba presente, pero si tenía muchos amigos  y logró imponer como líder a Gabino Carrillo Leal.

Gabino en ese momento era  candidato a regidor en la planilla  que encabezaba  Francisco Chavira, compitiendo por el Movimiento Ciudadano.

El grupo perdedor impugnó la elección y en agosto del 2014 se desconoció el liderazgo de Gabino y se suspendieron los derechos a 13 militantes, entre ellos  Gustavo Baeza, Héctor Ponce y Oscar Alarcón, los que tuvieron que litigar en los tribunales para que se diera marcha atrás a esa medida.

Justo en agosto de 2014, el ayuntamiento que  presidía Carlos Canturosas, y en el cual estaban como regidores Heriberto Cantú, Marisa Zarate e Ireri Calderón – que hoy buscan ser candidatos a regidores en la planilla de Morena--  anunció que removería el monumento a Los  Fundadores, del sitio en donde se instaló en 1957.

Un grupo de morenistas, entre los que estaban Héctor Ponce, Gustavo Baeza, Gabino Carrillo,  Oscar Alarcón,  iniciaron protestas en contra se la mudanza y esgrimieron una larga lista de las razones de su inconformidad.

A los morenistas los dejaron  solos.  El ayuntamiento los ignoró, los medios les negaron espacios y en noviembre se consumó  la mudanza del citado monumento.

Con estos antecedentes es comprensible el enojo  de gente como Oscar Alarcón, Héctor Ponce y sus seguidores, por  lo que está sucediendo en Morena, con la mención de Carlos Canturosas como candidato a la alcaldía y  con las intenciones de Ireri Calderón, de Marisa Zarate, Álvaro Morales, Heriberto Cantú y otros más que no apoyaron  a Morena en los años anteriores y ahora sí.

La política es así, de sucia y cochina. Así ha sido siempre y quizá peor. Basta leer las crónicas de Jenofonte y de Herodoto, de hace dos milenios y medio, para corroborarlo. En política hay que  tragar sapos, sin hacer gestos. Ni modo, así es y el que no quiera  caminar por un camino lleno de suciedad y peligro, que no lo intente.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy