banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

Tiempo de opinar: El horno no está para bollos

PDFImprimirCorreo

 

El horno no está para bollos

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

En el PRI ya se  avanzó en el tema de la designación del nuevo presidente del Comité Municipal y el  ex candidato a diputado federal, Juan de Dios Juanes Carrizales  suena fuerte para  ganarse, literalmente, la rifa del tigre.

Sería  un prospecto  adecuado, porque es conciliador y no tiene pleito con nadie. Además,  su juventud  lo acerca con los jóvenes, y los mayores lo ven con  simpatía y respeto, por las ganas con que  hizo su campaña.

No es el único, por supuesto. Igual suenan los nombres de Rosa María Alvarado Monroy, el profesor Adán Hernández,  Arturo Peña,  Javier “Pipo” Peña.

Quien resulte designado,   haría bien en abrir las puertas a la militancia y simpatizantes. No solo abrirlas, de verdad, sino además,  tomar la lista de afiliados e invitarlos  que se acerquen y participen activamente. No hay que esperar a que los militantes se acerquen al partido,  hay que  buscarlos y convencerlos de que se participen.

Y es que hay personajes que fueron alcaldes, diputados federales,  diputados locales, regidores, líderes del partido o los sectores, funcionarios  federales, estatales y municipales, a los que solo se busca cuando se pasa la charola para alguna actividad o para que se integren a la campaña, en calidad de “padrinos” financieros. Fuera de esos tiempos nadie se acuerda de ellos. Por eso Ramón  Garza se fue del PRI y por eso Horacio Garza se alejó.

Hay que invitarlos a que  asistan a las reuniones del partido y los sectores, a que participen en los foros de consulta, en las  brigadas asistenciales, en los eventos de capacitación, culturales y deportivos.

Si en el pasado reciente, el PRI se daba el lujo de minimizar a la gente – como a Javier Peña--  hoy, convertido en un partido chiquito y sin  dinero,   tiene que sumar y a darle un espacio a los que voluntariamente se acercan.

Con  lo mal que le fue al PRI en la reciente elección, si alguien tiene  aspiraciones para el partido, para los sectores, para  las candidaturas, hay que darle  oportunidad de que participe. Es lo que hacía el PAN antes de ser gobierno y lo que hizo Morena. Al PRI esto les parece incorrecto, porque surgió como un partido emanado del gobierno y siempre lo tuvo todo, pero hoy los  tiempos han  cambiado.

Mientras tanto, Carlos Reséndez anda dolido porque en los últimos meses se gasto más de 300 mil pesos en apoyar las actividades del PRI, convencido de que Yahleel sería senadora y luego gobernadora,  y las esperanzas se esfumaron con la aplastante derrota que muchos  vimos con anticipación, pero no quienes se  refugiaron en el imaginario de la  fe.

Reséndez jugó una apuesta que le toco perder. Así es la política y así es la vida.  No se puede  ganar siempre. Solo los mentirosos no pierden, en su imaginación.  Y es que hay gente que  no quiere perder ni en las pláticas y presumen  que siempre de los siempres ganan.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy