banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

Tiempo de opinar: Diputado por 90 minutos

PDFImprimirCorreo

Diputado por 90 minutos

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno


Durante 90 minutos  Heriberto Cantú camino entre las nubes y fue diputado   federal.

En efecto, de las 12.57 a las 2.30 horas de este viernes, Heriberto Cantú se mantuvo arriba en el recuento de votos de la elección de diputados federales.

Antes de las diez de la noche, Salvador Rosas le llevaba una ventaja de 1,125 votos, lo que parecía  irreversible. Sin embargo, desde esa hora el candidato de Morena empezó a sumar votos a su favor en cada casilla recontada y justo a las 12.57 horas logró empatar al panista, cada uno con 40 mil 467. Cuatro minutos después se puso arriba, con 16 votos de ventaja.

Durante una hora y media sumó y sumó votos, hasta lograr una diferencia de 423 y quienes seguíamos el conteo en vivo, a través de la página del Instituto Nacional Electoral,  supusimos que la victoria era irreversible.

A las 2.30 surgió lo inesperado. Chava alcanzó a Tico, lo rebaso y de ahí para el real se fue separando hasta alcanzar una  ventaja de 868 votos que fue definitiva.

La ventaja es mínima, de .53 por ciento, solo 868 votos de diferencia.

Es la competencia electoral más reñida en la  historia de Nuevo Laredo, solo se le asemeja la de 1986, para alcalde, cuando el candidato del PRI  obtuvo 19,231 votos y el del PAN, 18,013, es decir una diferencia de 1,218 votos, pero ahora seguimos los resultados en vivo y en aquella época había que esperar  mucho tiempo para conocerlos.

Tico le dio la pelea a Chava. Lo hizo sudar frío. Morena fue un dolor de cabeza para el PAN. Es cierto,  Morena perdió, pero los puso nerviosos y esto es sorprendente porque  el partido apenas hizo su debut electoral en el 2015, cuando sacó poco más de dos mil votos y al año siguiente bajo a arribita de mil 500.

Morena, sin estructura territorial, sin dinero, puso en aprietos al PAN. Y hablamos del PAN como partido único, pues sus aliados del MC y PRD le aportaron muy poco a cambio de mucho.

Este proceso electoral deja mucho aprendizaje para el que gana y para el que pierde.  Hacen mal en pecar de soberbios los ganadores, porque la realidad es que batallaron y a los que perdieron le quedan muchas experiencias. De la nada sacaron  un capital de 66 mil votos en la elección  presidencial, 57 mil en la diputación  federal y 50 mil en la  de presidente municipal y encima tienen de aliado al próximo Presidente de la República que quiere  replicar en todo el país la estrategia de la Ciudad de México a donde la izquierda llegó en 1997 y 21 años después la sigue controlando.

Y la controla porque saben hacer política y saben hacer administración y la prueba es de que programas como Doctor en Casa, Pensiones a los viejitos, apoyos a las madres solteras, apertura en la educación media y superior, la infraestructura social, los han copiado gobiernos priistas y panistas. Y lo  han hecho porque son  buenos programas.

La izquierda quiere quedarse en el poder durante varias décadas. No está pidiendo permiso, como no lo pidió en la Ciudad de México.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy