banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

Nueva redistritación electoral

PDFImprimirCorreo

 

 

Nueva redistritación electoral

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

Tal y como estaba previsto, el consejo general del Instituto Nacional Electoral autorizó una nueva redistritación electoral en el país, a partir del 2018.

De esta manera algunas entidades ganan distritos y otras los pierden.

Tamaulipas pasa de 8 a 9 distritos, y en el  caso de Nuevo Laredo se queda como ciudad única, pues los municipios de Guerrero, Mier, Miguel Alemán y Camargo quedan integrados, junto con Díaz Ordaz, a un distrito que incluye una parte territorial de Reynosa.

Se puede decir que  Nuevo Laredo, o más  bien  quien tenga la representación legislativa, sale ganando, pues cuando realice campaña solo la hará en esta ciudad. Ir a la  ribereña, en los últimos años,  ha sido  complicado pues los  grupos delictivos que  controlan esa zona han obligado a candidatos y legisladores a abandonar el territorio.

Con esta nueva distribución geográfica, se regresa a los tiempos de 1994, cuando el distrito solo comprendía a la población de Nuevo Laredo. En los setentas, el distrito incluía a la ribereña.

Con la  distritación,  la Ciudad de México resultó una de las más afectadas al pasar de 27 distritos que mantenía desde 2005 a 24 en 2017.

Puebla, que pasó de 16 a 15 distritos; Sinaloa, que tendrá 7 en lugar de 8; Oaxaca, que pasó de 11 a 10 y Veracruz, que tendrá 20 y no 21.

En cambio Chiapas, tendrá 13 distritos en lugar de 12; Jalisco 20, en lugar de 19; el Estado de México 41 y no 40; Guanajuato, pasó de 14 a 15; Querétaro, de 4 a 5; Tamaulipas, de 8 a 9 y Quintana Roo, de 3 a 4 que tenían desde 2015.

En otro tema,  lo que sigue estando pendiente en Tamaulipas son las reglas con las que va a operar la reelección de alcaldes.

No se tiene aún la reglamentación que se va aplicar en la elección  del 2018, misma que tendrá que aprobar el Instituto Electoral de Tamaulipas.

Por otra parte, ahora que un grupo de regidores panistas insisten en ponerle piedras a la Secretaria de Bienestar Social, Ileana Medina, y se otorgan un poder que no tiene,  nos  recuerda los tiempos idos en que cada vez que el alcalde en turno  salía  fuera de la ciudad era sustituido por un regidor. Se empezaba por el número 1 en la lista, después el 2 y así sucesivamente. De esta manera,  durante el trienio era posible que algunos regidores  estuvieran dos veces en calidad de alcalde en funciones, aunque fuese por uno o varios días. Con que satisfacción los elegidos se sentaban en la silla presidencial,  llevaban a sus familias, a amigos, a conocidos, para que  lo acompañaran a la oficina. Se tomaban  fotos posando en la silla o estampando la firma en algún documento.

El último regidor en cubrir estos interinatos fue Irma Alvarado, en el primer trienio de Horacio Garza, 1999-2001. De  golpe y porrazo, Horacio acabo con esa tradición, luego de que hubo un intento de darle  “cabildazo”, dirigido por Luis Edmundo González Elizondo y respaldado por algunos ediles.

Después de eso, ningún regidor se ha atrevido a sugerir que las ausencias temporales del alcalde sean cubiertas por un integrante del cabildo. En teoría el cabildo, como cuerpo colegiado, tiene más poder que el alcalde, pero es en teoría, en la práctica no  sucede así.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy