banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

No gusto la designación de Eliseo Castillo

PDFImprimirCorreo

 

 

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

 

Eliseo Castillo asumió de manera temporal la presidencia del Comité Municipal del PRI, lo que no  gustó a muchos, especialmente a los opinadores. No  hubo un solo columnista que al menos le otorgue el beneficio de la duda.

Todos opinan que es un desacierto su designación y lo cierto es que sobre esa posibilidad tratamos en este espacio hace algunas semanas y  los actores políticos nada hicieron para evitarlo.

Sin embargo, ante los roces que  hay entre sectores, ex alcaldes, aspirantes a la alcaldía y a la dirigencia del PRI, la designación  de Castillo suena saludable, por el momento.

De poco  habría servido imponer a un dirigente, para que dentro de dos o tres meses se nomine al candidato y este decida que no le  gusta el presidente y  que se debe nombrar a otro. Eso sería desgastante.

Es mejor que Castillo asuma un  interinato y que una vez que haya candidato este escoja a un nuevo presidente y a un coordinador de campaña con los que se sienta cómodo, lo cual  puede ocurrir en pleno proceso electoral, y no pasa nada si se actúa con orden

Hay quienes dicen que Castillo  puede influir para que el candidato sea tal o cual persona, pero eso no va a pasar si los sectores, las organizaciones y la clase política se reúnen y lo obligan a tomar decisiones consensadas. Pero todos deben asumir el rol que les corresponde, tienen  que participar dentro del partido,  hacer que sus opiniones se escuchen, no pueden  hacer como que la Virgen les habla y voltear a otro lado. No  es el momento para titubeos.

Por  otra parte, desde este espacio le enviamos nuestro más sentido pésame al compañero José Luis García Mendoza, por el fallecimiento de su señor padre, José Luis García Hernández.  Recibe un afectuoso abrazo y esperamos que encuentres pronta resignación.

En otro tema, el martes por la noche cruzamos a la vecina ciudad y desde el puente 2,  pudimos observar la misa que en honor a los migrantes oficio el nuncio apostólico, Franco Coppola,  junto con el Obispo Enrique Sánchez,  sacerdotes y el alcalde Enrique Rivas Cuéllar como anfitrión.

La misa estuvo muy concurrida y en su mensaje  el nuncio pidió orar y apoyar a los migrantes ya que se trata de personas que dejan sus casas con  la esperanza de  una mejor vida, sin saber los peligros a los que se exponen. Muchos no solo no alcanzan ese sueño sino que además pagan con sus vidas  esa búsqueda. Tan grande es la esperanza, que no les importan los riesgos.

Con esta misa terminó la gira de Coppola por  tierras neolaredenses y el alcalde dijo que su visita dejo un mensaje de unidad y esperanza.

Uno de los que convivió con el nuncio fue el historiador  Rafael García Ortega, quien  junto con su señora  esposa,  platicaron con tan distinguido personaje. El también  abogado colabora como maestro en el Seminario que la Diócesis de Nuevo Laredo tiene en la colonia Victoria, donde  hace varias décadas  funcionó la Casa Hogar Enrique Tomás Lozano.

 

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy