banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

A falta de… renunció el Bobby Rodríguez

PDFImprimirCorreo

 

Tiempo de  opinar

Raúl Hernández Moreno

 

“A falta de …???, decidí retirarme de la oficina de Atención a Víctimas del Delito en Nuevo Laredo”, escribió el abogado Roberto Rodríguez Chávez, en su muro de facebook, la  tarde del jueves.

Semanas atrás platicamos con él sobre su desempeño en esa oficina. No estaba contento, por la baja paga y el tiempo que le absorbía. Al quitarle tiempo de su trabajo como litigante, le costaba dinero. Y es que al abogado Rodríguez le  va muy  bien como profesionista. Litiga en Nuevo Laredo, en Victoria, en la Ciudad de México, donde se le requiera. Siempre  atiende  varios casos a la vez. Le sobra la chamba, pues, por lo que no entendíamos porque  sacrificaba parte de su tiempo como litigante particular, para dedicarse a una actividad pública, poco remunerada.

En nuestro desempeño  reporteril decenas de veces nos hemos encontrado con personajes que aspiran a tener un cargo público convencidos de que  van a ganar carretadas de dinero, cuando la realidad es que muchos de estos cargos  son muy mal pagados y deben completar sus gastos de otra manera.

Hay cierto caso de un  joven panista que  antes de que  entrara en funciones la administración estatal, estaba convencido de que en seis años terminaría  multimillonario. Cuando finalmente le dieron un empleo de  tercer nivel, su sueldo no pasaba de los tres mil quinientos pesos quincenales  y a los pocos meses lo despidieron.

Y como él, le  paso a muchos más que  hicieron cuentas alegres antes de ser enterados sobre lo qué ganarían. La realidad es que en la carrera administrativa, como en cualquier profesión y oficio, son pocos los que  alcanzan la cumbre. Hasta para vender tacos callejeros se  necesita aptitud y suerte y no porque uno  tenga ganancias diarias de 10 mil pesos, a los demás les va a ir igual.

Cuando José Manuel Abdala  instaló el Taco Tarro, le fue muy bien de manera automática. Antes de él, en ese mismo lugar, José Ángel Valdez Reyna puso un restaurante de tacos en el que le fue muy mal y recuerdo como éste último se quejaba de que había cometido un error al  ceder el lugar a Abdala, cuando la realidad es que el éxito no era del lugar, era de quien lo atendía.

En otro tema, David Ojeda Posada registro ante el Servicio de Administración Tributaria la Asociación Civil Veracruzanos con Espíritu.

Antes de Posadas,  Pablo Buenaventura Gómez Mar y José Manuel Santamaría, encabezaron una asociación de veracruzanos.

Los veracruzanos representan 1 de cada 10 ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores de Nuevo Laredo. Son arriba de 29 mil, en un universo de 303 mil registrados.

Son  un número importante, pero como grupo nadie ha podido masificarlos, pues a lo mucho se ha logrado reunir unas cuantas decenas que se cuentan con los dedos de una mano, y eso incluyendo a ciudadanos de otras entidades que simpatizan con el movimiento.

Manuel Alonso Santamaría  fue candidato a diputado por el Partido del Trabajo hace algunos lustros, pero no obtuvo el apoyo de sus paisanos.

Habrá que estar atentos al trabajo del maestro Ojeda y ver qué tal le va con esta nueva agrupación.

 

 

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy