banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

El abuelito de las nieves; lleva 20 años vendiendo helados

PDFImprimirCorreo

 

 


NUEVO LAREDO, Tamaulipas a 17 de Julio del 2019 por Abdiel Perez Ibarra (Agencia RN Noticias).- Don Pedro Leija un abuelito de 87 años de edad, quien tiene como oficio vendedor de nieves, mismo que ha desempeñado por 20 años, asegura que prefiere salir a ganarse el sustento del día que quedarse en su casa.

Desde muy tempranas horas empieza su jornada laboral, recorriendo la avenida Guerrero una de las principales del Centro Histórico de Nuevo Laredo Tamaulipas, y aunque ahora lo hace a paso lento, él está contento de sentirse útil y mantenerse activo de esta manera.

Pedro Leija, Abuelito Vendedor de nieves Agrego “87 años para el 4 de diciembre son 88, ya tengo 20 años, como 20 años, no me quedo en casa porque tengo que salir para poder vivir y agarrar animo porque la casa es muy aburrida, le doy gracias Dios que me da fuerza para seguir trabajando”

Aun cuando las temperaturas son muy calientes Don Pedro trabaja alrededor de  12 horas y asegura que la necesidad lo obliga a aguantar cualquier clima.

Pedro Leija, Comento “Pues batallando pero hay andamos aguantando los calores, de la casa salgo a las 7 y media y de vuelta a las 7, doce horas y no pues luchando aguantando calores aguantando sol, lo que venga pues que más”

Don Pedro asegura que cuando le va bien se lleva alrededor de 150 pesos de ganancia por día, sin embargo hay ocasiones que no saca ni para las tortillas.

Pedro Lieja, “No es que aquí uno la paleta sale con un precio y ya uno le busca otro precio para que le quede a uno, y de ganancia pues hay días que se vende y hay días que no se vende y hay días que se vende poco y así, pero ya que dándome unos ciento cincuenta, dos cientos pesos pues ya es dinero”

Aunque este abuelito a su avanzada edad continúa trabajando y lo hará hasta que pueda, hace un llamado a los jóvenes para que trabajen y no solo sean desempleados y una carga para la sociedad.

Pedro Leija, Dijo “No pues bueno que la juventud se acostumbran a pedir y hay quien les da, siguen pidiendo, no hacen por buscar un  trabajo, no hacen por luchar, pero no gracias a Dios yo estoy acostumbrado a eso impuesto trabajar”

Para don Pedro ver el rostro de los niños cuando compran sus productos, lo llena de alegría ya que le dicen el abuelito de las nieves.

Comentarios (0)add comment

Escribir comentario

busy