banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif
banner_2doinforme_monterrey_900x110px.gif

Editorial

Por Armando Maya Castro: Labor Digna De Reconocimiento

PDFImprimirCorreo

Escrito por Columna Viernes, 19 de Junio de 2020 08:09

Labor Digna De Reconocimiento

Por Armando Maya Castro

“Honor a quien honor merece”. La frase de José Martí viene a propósito de lo que en tiempos de pandemia está haciendo el Ejército en favor de los mexicanos, un trabajo admirable, pero sobre todo humano, que la sociedad debe conocer y reconocer.

Desde hace décadas, el Ejército se ha distinguido por su trabajo solidario cada vez que tiene lugar un desastre natural. Me refiero evidentemente a terremotos, sequías e inundaciones, fenómenos que en distintos momentos de la historia han golpeado con fuerza desmedida a nuestro país, ocasionando daños y destrucción de diversa magnitud.

A través de los medios informativos hemos sido testigos del gran esfuerzo que despliega el personal militar tras el paso demoledor de un huracán o la brusca sacudida de un terremoto. Son los militares los primeros en llegar a los sitios siniestrados, en donde permanecen durante y después del siniestro, sin desatender su labor militar y las acciones que de un tiempo a la fecha realizan en materia de seguridad pública.

A partir del pasado 24 de marzo, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) ha venido desempeñando un trabajo importante para hacer frente a la pandemia de la mano del gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador: puso a disposición del pueblo de México sus instalaciones y personal militar, reconvirtió sus hospitales e instalaciones sanitarias en espacios para atender a víctimas del Covid-19, colabora en la distribución de más de 517 mil despensas en nueve estados de la República, distribuye casi 2 mil toneladas de insumos médicos a hospitales que atienden casos de coronavirus.

En más acciones del Ejército en la actual contingencia sanitaria, es importante mencionar que, hasta el pasado 19 de mayo, en las instalaciones de las Fuerzas Armadas reconvertidas en centros hospitalarios, se habían recibido a unos 300 pacientes infectados por el coronavirus, informó en la mañanera de ese día el secretario de la Defensa Nacional, general Luis Crescencio Sandoval González.

El funcionario militar informó ese día que “hasta marzo de este año esta infraestructura hospitalaria era atendida por 16,750 elementos de Sanidad Militar entre médicos cirujanos (1.738), enfermeras (1.727), oficiales de sanidad (884), tropas de sanidad (8.152), cirujanos dentistas (649), personal operativo en apoyo a sanidad (3.600)”. Añadió Sandoval González que este universo “crecerá hasta cerca de 24 mil elementos una vez que la SEDENA finalice la contratación de personal de sanidad eventual para reforzar el combate del Covid-19”.

A las acciones antes mencionadas debemos añadir que los militares mexicanos participan activamente en las encomiendas englobadas en el plan DN-IIIE, acerca del cual la SEDENA nos proporciona la siguiente definición: “Instrumento operativo militar que establece los lineamientos generales a los organismos del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, para realizar actividades de auxilio a la población afectada por desastres de origen natural o humano, optimizando el empleo de los recursos humanos y materiales para su atención oportuna, eficaz y eficiente; apoyando además, en la preservación de sus bienes y entorno”.

El plan antes mencionado, explica la página web de la SEDENA, “se enfoca en el fortalecimiento de las capacidades del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos para que en la ocurrencia de un desastre se proporcione un apoyo oportuno, eficaz y eficiente” en todas y cada una de sus tres fases: prevención, auxilio y recuperación.

Volviendo al tema que nos ocupa y a las acciones que en el marco de la pandemia realiza el Ejército Mexicano, no podemos dejar de mencionar que, de marzo a la fecha, alrededor de mil soldados garantizan la seguridad en los 38 almacenes del Instituto Mexicano del Seguro Social. Similar número de uniformados se dedica a vigilar de manera constante el cumplimiento de las medidas sanitarias en cinco de los principales aeropuertos del país.

A la par con esta labor, el Ejército atiende las eventualidades que se van presentando en diversas regiones del país. Ejemplo de ello es el reciente despliegue de militares para el combate de incendios en Aguascalientes, Baja California, Coahuila, Sonora y Zacatecas, estados donde se aplicó hace unos días el Plan DN-III-E en su fase de auxilio.

Por lo antes expuesto, me parece un gran acierto que López Obrador haya decidido conmemorar el 54 aniversario del Plan DN-III de la SEDENA, “donde también se reconocerá a personal médico de las Fuerzas Armadas que ha estado ayudando durante la pandemia del coronavirus o COVID-19”.

Concluyo recordando que el “Plan de auxilio a la población civil”, conocido por todos como el “Plan DN-III-E”, fue creado por mandato presidencial en 1965. En octubre de 1966, el impacto del huracán “Inés” provocó el desbordamiento del río Pánuco con serias afectaciones a las poblaciones de Tamaulipas y Veracruz situadas a orillas de dicho afluente. Fue entonces cuando se puso en ejecución el citado plan, con resultados satisfactorios, como ha ocurrido también en las demás eventualidades.

Twitter: @armayacastro

 

Tiempo de opinar: 2021: La madre de todas las batallas

PDFImprimirCorreo

Escrito por Columna Jueves, 18 de Junio de 2020 14:26

2021: La madre de todas las batallas

Tiempo de  opinar

Raúl Hernández Moreno

En el 2021, 96 millones de potenciales electores podrán votar para elegir a 3,528 representantes populares, lo que la convierte en la  más grande elección en la  historia del país. En comparación, en el 2018 se voto a 3,226 representantes populares.

En el 2021 se va a elegir a 15 gobernadores, a saber: Baja California, Baja California Sur, Campeche,  Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit,  Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa. Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

Además se van a elegir a 500 diputados federales,  1063 diputados locales,  1924 alcaldes, 22 juntas municipales en Campeche, 67 sindicaturas en Chihuahua, 138 regidores en Nayarit y 299 presidencias de comunidad en Tlaxcala.

Se van a renovar 30 congresos estatales, excepto los de Coahuila y Quintana Roo;  y se van a renovar ayuntamientos en 30 entidades, excepto Durango e Hidalgo.

En el 2021, los actuales diputados federales  podrán  reelegirse. Lo mismo  aplica para alcaldes, diputados locales y regidores.

Antes del 31 de julio, el Instituto Nacional Electoral deberá decidir a cuales de las siete organizaciones que solicitaron convertirse en partidos políticos, se les autoriza.

Estas organizaciones son Encuentro Solidario, Grupo Social Promotor de México, Redes Sociales Progresistas, Libertad y Responsabilidad Democrática, Fuerza Social por México, Fundación Alternativa y Súmate a Nosotros.

Los  nuevos partidos que participen en el 2021 no podrán  ir en coalición con otros partidos, pues la ley se los prohíbe. Su registro definitivo está condicionado a que en el 2021 obtengan por lo menos el 3 por ciento de la votación  general

Actualmente de las 32 entidades, el PRI tiene 12, PAN 10,  Morena 6, PRD, PES, MC 1, así como un independiente.

En la Cámara de Diputados, Morena tiene 254 diputados, PAN 78, PRI 46, PT 40, MC 27, PES 26, PVEM 13, PRD 11, y 5 sin partido.

En los 15 estados donde se van a renovar gubernaturas gobiernan así:

Aguascalientes, PAN; Baja California, Morena; Baja California Sur, PAN; Campeche, PRI; Chihuahua, PAN; Colima, PRI; Guerrero, PRI; Michoacán, PRD; Nayarit, PAN, Nuevo León, independiente; Querétaro, PAN; San Luis Potosí, PRI; Sinaloa, PRI; Sonora, PRI; Tlaxcala, PRI; Zacatecas, PRI.

Una de las novedades del 2021 es que en 10 entidades se permitirá el voto electrónico para mexicanos residentes en el extranjero: Baja California Sur, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Querétaro, San Luis Potosí, Zacatecas  y el diputado migrante de Jalisco.

En el caso de Tamaulipas, en el Congreso el PAN tiene 22 diputados, Morena 10, PEI 3, y 1 el MC. En los ayuntamientos, el PAN tiene 31, PRI 6, Morena 5 y 1 independiente.

La última medición de Mitofsky le otorgó al gobernador Francisco García Cabeza  de Vaca una  aprobación de 44.3, en el mes de abril.

 
 

Tiempo de opinar: Engaña bobos

PDFImprimirCorreo

Escrito por Columna Miércoles, 17 de Junio de 2020 15:57

Engaña bobos

Tiempo  de opinar

Raúl Hernández Moreno

Aún año de distancia, Carmen Lilia Canturosas se posesiona como la favorita para ser candidata de Morena a la presidencia municipal.

No solo es la más conocida entre los morenistas y la ciudadanía en general, sino además es la única que tiene acceso  indirecto con el presidente de la república. Y ante ese tipo de apoyos, de poco sirve  tener de aliado a Ricardo Monreal o a Ramón Gómez Leal, como pasa con  otros aspirantes.

En materia de candidatos, Morena es una copia del PRI de la década de los años  setentas del siglo pasado, cuando la opinión del Presidente de la República estaba por encima de todo y de todos. Hoy pasa exactamente lo mismo. La opinión de Andrés Manuel López Obrador pesa en Morena y no está a discusión.

En el 2018, Ramón Gómez Leal se registro como aspirante a candidato a senador, no ganó y la convocatoria establecía que los prospectos se podían registrar para cualquier candidatura, pero no para dos distintas, al perder Gómez Leal quedó  fuera, pero los documentos internos los mandó al carajo López Obrador y justo aquí en Nuevo Laredo, destapó a Gómez Leal como candidato a la alcaldía de Reynosa,  haciendo a  un lado  a otros morenistas.

Es cierto que fue un magnífico candidato, pero ni debió serlo ni gano.

Seguramente al PAN no le gusta Carmen Lilia como candidata, porque es una opositora real. Hay otros aspirantes que juegan a ser opositores, pero son más panistas que los panistas.

Haría bien el PAN en hacerse a la idea de que Carmen Lilia va a ser la candidata de Morena y trazar una  ruta  para enfrentarla en su momento.

¿Qué  tan bueno es para Morena postular a Carmen Lilia en el 2021? Habría que verlo, porque si bien es cierto que ha sido regidora por el PAN y diputada por Morena, las dos veces lo ha sido por la vía plurinominal, no ha batallado para llegar. Que sea candidata no es  garantía de triunfo.

En el 2019 hubo quien pensó que por haberla registrado como candidata plurinominal, al estar incluido su nombre en la boleta,  ayudaría a ganar a los candidatos de mayoría. Y la verdad  no fue así, los tres candidatos perdieron con mucha diferencia con  respecto a los  candidatos del PAN, lo que corroboró  que la participación de Carmen Lilia no  influyó en las votaciones.

El principal reto de Carmen Lilia, y de los morenistas en general, es intentar convencer a sus correligionarios de que lleguen unidos a la elección, lo que se antoja  una  tarea casi imposible, además de desgastante. ¿Valdrá la pena dedicarle muchas horas-hombre, reuniones y dinero buscando una unidad que finalmente no se va a lograr?

Es mejor trabajar con lo que se tiene a la mano, el que  quiera sumarse, bienvenido, y el que no, pues no.

En el pasado, Morena se confió en los resultados de encuestas que los  favorecían, hizo campañas muy  flojas y al final  perdió en las urnas.

Y es que las encuestas engañan a los bobos.

 
 

Por Armando Maya Castro: Intolerancia En Redes Sociales

PDFImprimirCorreo

Escrito por Columna Miércoles, 17 de Junio de 2020 09:36

Intolerancia En Redes Sociales

Por Armando Maya Castro

Me preocupa demasiado el discurso de odio que se vierte en redes sociales, pero más aún que las acciones para frenar este lamentable mal sean insuficientes. Sé de personas y organismos que realizan importantes esfuerzos para concienciar a las personas sobre la importancia de bajar los decibeles de la violencia verbal que impregna las plataformas digitales, pero es necesario hacer mucho más.

Estoy convencido de que no soy la única persona preocupada por ese tipo de mensajes que circulan en Facebook, Twitter y YouTube, donde infinidad de usuarios, amparados en el anonimato que da un perfil falso en Internet, reproducen como verdad –aunque con más saña– lo que escriben algunos periodistas que soslayan a propósito los estándares éticos al momento de recabar información, procesarla y publicarla.

Lo dije en julio de 2019, y lo repito en esta columna: el discurso de odio gana terreno cada día en redes sociales, a través de las cuales se lanzan condenas e insultos con calificativos burlescos e intolerantes contra personas e instituciones que merecen respeto, independientemente de que crean o piensen diferente a nosotros.

Este tipo de mensajes pueden ocasionar daños graves e irreversibles. Son tan fuertes y dañinos que en algunos casos han conducido a algunas víctimas al suicidio. Hace unas semanas, los medios de comunicación del mundo informaron sobre el suicidio de Hana Kimura, que fue blanco de fuertes ataques en redes luego de su participación en el programa Terrace House Tokyo.

A los autores del discurso violento en línea les importa muy poco el daño que causa su desinformación. Tampoco les importa que su imparable acoso verbal y escrito contribuya a polarizar de manera preocupante a la opinión pública.

Y cuando hablo de discurso de odio no me refiero a las opiniones que difieren de las nuestras, ya que las libertades de expresión y de opinión están garantizadas en México por los artículos 6º y 7º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como por el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Podemos decir, entonces, que la división de opiniones y el derecho a disentir tienen fundamento en los ordenamientos jurídicos antes mencionados, lo mismo en nuestra nación que en las demás democracias del mundo.

Dejémoslo claro: la libertad de opinión y de expresión es un derecho; el discurso de odio que promueve la discriminación es una práctica contraria al principio de no discriminación, plasmado en el artículo 1º de nuestra Carta Magna.

Para un mejor entendimiento sobre el tema me permito compartirles la definición que el Comité de Ministros del Consejo de Europa nos proporciona sobre el discurso de odio: “Toda forma de expresión que difunda, incite, promueva o justifique el odio racial, la xenofobia, el antisemitismo u otras formas de odio basadas en la intolerancia”.

Por su gravedad, en países como España, el gobierno lleva a cabo un monitoreo de las redes sociales, no para coartar la libertad de expresión, sino “con el fin de comprobar algunos discursos que pueden ser peligrosos o delictivos”, señaló el pasado mes de abril el ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Este monitoreo debería de darse en todos los países, sobre todo en aquellos donde el discurso de odio avanza de manera peligrosa e incontenible, independientemente de las acciones que lleva a cabo Facebook, la red social más grande del mundo, que ha desarrollado una Inteligencia Artificial (IA), “capaz de aprender de los humanos y poder frenar sus discursos de odio”.

La red social creada por Mark Zuckerberg en 2004 presentó el pasado mes de mayo su informe de transparencia en el que dio a conocer el “borrado de 15,3 millones de publicaciones relacionadas con el odio. Una cifra que crece hasta los 16,9 millones de post si se suman las cifras de la hermana pequeña Instagram”.

El problema con este discurso es que difunde a través de varios medios un mensaje que incita a la discriminación en perjuicio de algunas minorías étnicas y religiosas, a las que el intolerante responsabiliza de varios de los males que nos afectan como sociedad.

Lamentablemente, este discurso se ha extendido también a los enfermos de coronavirus y personal del Sector salud que desarrolla actividades médicas esenciales. Los señalamientos y agresiones han sido consignados por diversos medios de comunicación, e hizo que el doctor Hugo López-Gatell se refiriera a dicho tema el pasado 3 de abril, señalando que “el odio y con ello la fobia, la discriminación y el estigma están cimentados en una combinación muy tóxica de ignorancia y miedo”.

Si no queremos que se repitan tragedias dolorosas como las que tuvieron lugar en la Alemania nazi, aprendamos a respetar a todas las personas, a las que creen y piensan como nosotros, pero también a las que tienen ideologías y convicciones diferentes a las nuestras.

Twitter: @armayacastro

 
 

Tiempo de opinar: Nuevo Laredo, ciudad de paso

PDFImprimirCorreo

Escrito por Columna Martes, 16 de Junio de 2020 14:41

Nuevo Laredo, ciudad de paso

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

Nuevo Laredo, para disgusto de sus nativos, no es una ciudad con historia ni con  identidad. En cambio, es una ciudad de paso y por aquí han cruzado muchos personajes históricos.

En 1938, por aquí paso el escritor Graham Greene, para una visita de varias semanas en las que conoció Monterrey, San Luis Potosí, Veracruz, la Ciudad de México, Chiapas y Tabasco y fruto de esa visita  fueron  dos excelentes libros, El Poder y la Gloría y Caminos sin ley.

Por aquí paso, en 1963, caminando, Lee Harvey Oswald, el asesino de John F. Kennedy, semanas antes de ese suceso. Cruzó el puente 1 y tomó un autobús a la Ciudad de México, donde visitó la embajada de Cuba.

En 1961,  por aquí entró a México, Gabriel García Márquez, y su esposa Meche. Su encuentro con Nuevo Laredo, fue el de una ciudad sucia que no le gusto y así lo describió en Vivir para Contarla, aunque luego regreso en el 2007, como invitado de las autoridades, y por educación elogió a la ciudad anfitriona.

En 6 de octubre de 1910,  en la madrugada, Francisco I. Madero, detenido en San Luis Potosí, desde junio, aborda un tren que lo lleva  hasta Nuevo Laredo y de aquí viaja a San Antonio en donde redactará su Plan de San Luis y le pone hora y fecha al estallamiento de la Revolución: 20 de noviembre, a las seis de la tarde.

En diciembre de 1917, José Clemente Orozco se fue a los Estados Unidos, en busca de mejores expectativas para su arte.

“La entrada al vecino país—escribe Norma Anabel Barrera en su biografía sobre el futuro muralista—no fue grata para el pintor jalisciense pues al pasar por Laredo, Texas, en la aduana, al revisar su equipaje se encontró con que le habían destruido una sesenta pinturas, poniendo como argumento una ley que prohibía introducir a Estados Unidos “estampas inmorales”.

En 1921, el general Francisco Murguía lanzó su Plan de Saltillo en el que llamó usurpador a Álvaro Obregón y anunció que la revolución seguiría hasta restablecer el orden constitucional. Murguía convocó a varios militares a su lucha, entre ellos al general Lucio Blanco, que 1913 fue el primero en repartir tierras agrarias en Matamoros.

En junio de 1922, el cadáver de Lucio Blanco apareció en el río Bravo, en el área de Nuevo Laredo,  esposado con el de un amigo. Después siguió el asesinato de un agente del servicio secreto mexicano, en cuya bolsa se encontró la llave de las esposas que habían sido puestas en las muñecas de Blanco y su amigo, escribió John Dulles en su libro “Ayer en México”.

En la década de los años cuarentas del siglo XX, cuando al empresario Octaviano Longoria le preguntaban si era de Nuevo Laredo, contestaba: “No, Nuevo Laredo es mío”.

En 1906, los  hermanos Enrique y Ricardo Flores Magón, junto con Juan Sarabia, entraron a Estados Unidos a través de Laredo,  huyendo de la dictadura de Don Porfirio. Años después, Enrique Flores Magón  recordaría en su libro  Peleamos contra la injusticia, que a falta de recursos, iban a las orillas de la ciudad a recoger hierbas y verduras salvajes para alimentarse y cuando había dinero compraban una  hamburguesa.

En los siguientes años, en plena Revolución, más de 300 mil mexicanos,  dejaron el país y miles lo hicieron por Nuevo Laredo. En  el segundo lustro de la década de los  años veintes, decenas de sacerdotes pasaron por aquí,  huyendo de la guerra cristera.

Adolfo López Mateos visitó Nuevo Laredo durante su sexenio y aquí soltó ese mito de que al fundarse la ciudad, los mexicanos que quedaron en el lado americano desenterraron a sus muertos para traerlos a suelo nacional.

Es una leyenda  inventada bajo el influjo del tabaco y del alcohol, diría años después el doctor Ismael Villarreal Peña,  alcalde de Nuevo Laredo en la década de los sesenta, en libro sobre la  historia de Nuevo Laredo.

En fin, este es el Nuevo Laredo donde algunos nacieron y a otros  nos tocó vivir.

 
 

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL