Linchamiento mediático contra fieles de La Luz del Mundo

Imprimir

Escrito por Administrator Jueves, 13 de Junio de 2019 12:15

 

Linchamiento mediático contra fieles de La Luz del Mundo

Por Armando Maya Castro

La libertad de expresión es un derecho humano para la libre divulgación de las ideas. Implica la libertad de expresar, escribir y publicar todo lo que las personas quieran, teniendo como límite el “ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público, dispone el artículo 6 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos".

La libre expresión es uno de los puntos básicos de las libertades fundamentales, y se encuentra plasmada en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolución 217 A (III), el 10 de diciembre de 1948, en la ciudad de París.

Transcribo a continuación lo que establece el artículo 19 de este importante documento declarativo: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Sin embargo, esta libertad se debe ejercer en todo momento con ética y responsabilidad, respetando el derecho al honor y a la intimidad, así como la dignidad y moral de las personas. El uso irresponsable y malintencionado de la libre expresión, aparte de deformar sus fines originales orientados a informar, orientar e integrar, puede acarrear severos daños, la mayoría de los cuales a veces son irreversibles.

El artículo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 16 de diciembre de 1966, y que entró en vigor el 23 de marzo de 1976, establece en una parte del numeral 1: “La prensa y el público podrán ser excluidos de la totalidad o parte de los juicios por consideraciones de moral, orden público o seguridad nacional en una sociedad democrática, o cuando lo exija el interés de la vida privada de las partes o, en la medida estrictamente necesaria en opinión del tribunal, cuando por circunstancias especiales del asunto la publicidad pudiera perjudicar a los intereses de la justicia”.

De acuerdo con lo anterior, ningún medio de comunicación debería divulgar imágenes de los imputados hasta que no exista una sentencia definitiva que dé por terminada la presunción de inocencia por la culpabilidad. Es un derecho de todo imputado no ser presentado ante los medios de comunicación o ante la comunidad en forma que dañe su reputación o lo exponga a peligro.

El problema es que los medios de comunicación, en su afán de enganchar a las audiencias con su producción “periodística”, publican textos, documentos e imágenes sensacionalistas, sin contrastar debidamente la información de dos o más fuentes distintas. Una buena historia es el resultado de contrastar muchas fuentes primarias orales, textuales o materiales y someterlas a la disciplina del método histórico, recomienda el libro Didáctica de la Geografía y la Historia, coordinada por J. Prats.

En los últimos diez días, la ligereza informativa ha producido una bárbara exhibición de los fieles de la Iglesia La Luz del Mundo en la mayoría de los medios de comunicación, una situación que ha desencadenado en un alto número de casos de discriminación en todos los ámbitos sociales, particularmente en la vía pública, escuelas y centros laborales.

Hasta el momento se han presentado ante las autoridades 926 quejas por discriminación, informó la Asociación Religiosa en rueda de prensa, celebrada el pasado 11 de junio en conocido hotel de la Ciudad de México.

Hablamos de agresiones verbales y físicas contra personas de todas las edades que, por su vestimenta y otros rasgos de identidad, son reconocidas como miembros de la Iglesia La Luz del Mundo, una institución que, alarmada por la cantidad y frecuencia de los casos de discriminación en su contra, ha solicitado mediante carta la urgente intervención de Andrés Manuel López Obrador, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

En estos actos discriminatorios ha tenido mucho que ver la forma en que algunos medios de comunicación han presentado al público la noticia de la detención del líder religioso Naasón Joaquín, un hombre que, con base en el principio de presunción de inocencia, debe ser tratado como inocente hasta que una sentencia irrevocable declare su responsabilidad.

En esta creciente discriminación ha influido también la propagación de las “fake news” en redes sociales, noticias falsas que buscan desinformar a la ciudadanía, todo con el propósito de obstaculizar el crecimiento sostenido de una minoría religiosa que predica el evangelio buscando contribuir a la paz social y a la gobernabilidad del país.

La actual campaña de linchamiento mediático no ha logrado neutralizar la labor espiritual de la Iglesia La Luz del Mundo, que sigue adelante con sus cultos y acciones de evangelización bajo las directrices del apóstol Naasón Joaquín García, un hombre convencido de que nada ni nadie podrá detener el sorprendente avance de la Iglesia.

Twitter: @armayacastro